El motor eléctrico

 

El motor eléctrico de la bicicleta es el encargado de convertir la energía eléctrica en movimiento.

 

Potencia del motor: Aunque puede parecer el dato más importante (como en una moto o coche), en el caso de los motores de bicicleta esta viene dada por el controlador. Casi todos los motores que se comercializan tienen una potencia “nominal” de unos 250 watt., y una máxima continuada de entre 300 y 350 watt. Si el controlador lo permite, pueden dar picos de incluso el doble de la potencia nominal durante una arrancada, subida, etc. La ley indica que la potencia nominal no supere los 250 watt. Por motivos comerciales, los fabricantes siempre hablan de la potencia permitida, pero los “picos” suelen ser mayores.

 
 

¿Motores “Brush” o “Brushless” sin escobillas y con escobillas: Esta es otra diferencia, aunque no tan grande como a veces se piensa. Los motores con escobillas tienen estos elementos para alimentar las bobinas. Las escobillas se acaban deteriorando, pero tardan más de 15.000 o 20.000 km. , que es más de lo que durarían el resto de los componentes (rodamientos, etc.)

 

Los motores para bicicletas sin escobillas “brushless” son más modernos y no tienen piezas de contacto. Son algo más eficientes que los que tienen escobillas (más de un 80% de la energía se transforma en movimiento, frente al 75% de los de escobillas). La forma de distinguirlos es por el número de cables. Los motores con escobillas sólo usan dos cables, y los “brushless” se conectan con tres u ocho cables.

 

Realmente el tipo de motor no ha de ser un factor que nos preocupe en exceso. Hay motores para bicicleta con escobillas mejores que muchos sin ellas, y viceversa. Es más importante el peso y el rendimiento del conjunto.

 
 

Tipo de transmisión
Este si es un factor decisivo en la construcción de la bicicleta. Hay dos tipos.
 

Motor instalado en el eje pedalier
Son sistemas como el Panasonic o Yamaha PAS de excelente calidad, con bastantes años en el mercado y probada fiabilidad. Lo montan varias
marcas de bicicleta. Sus ventajas son que asisten desde el primer momento, y el uso es muy intuitivo. Además, el motor hace uso de los cambios, ya que actúa en los pedales. Como inconvenientes hay que mencionar que la complejidad mecánica hace difíciles y caras las reparaciones, y que son sistemas pequeños (batería-motor) y las prestaciones son algo justas para terrenos montañosos.

 

Motor instalado en el buje de la rueda
También llamado motor tipo “hub”.Es la forma más frecuente de encontrar el motor. Facilita mucho el montaje, reparación y los costes de fabricación. Además, cuando está montado en la rueda delantera ofrece doble tracción y mejor reparto de pesos delanteros / traseros. Es importante que el peso de los mismos no sea muy alto. Estos motores permiten que la parte “ciclo” sea lo más standard posible.

 
 
Volver
 
 

Los comentarios están cerrados.