Funcionamiento de una bicicleta eléctrica

 

Una bicicleta eléctrica no deja de ser una bicicleta en la que el pedaleo es asistido por un motor eléctrico. En el mercado nos podemos econtrar con diversas modalidades – tegnologías, las cuales presentamos a continuación:

 

(a) Bicicleta dotada de sensor de par.

Estas bicicletas eléctricas son capaces de medir la fuerza que se hace en los pedales y ayudar de forma proporcional. El sistema proporciona una sensación de “bicicleta normal” agradable y suave. Como inconvenientes, para conseguir una asistencia contundente… hay que hacer un esfuerzo contundente.

 

(b) Sensor de movimiento con regulador.

Es el sistema más habitual. Un sensor en los pedales detecta que se pedalea y activa el controlador. La asistencia suele ser progresiva, ya que el sistema detecta cuánta fuerza se ejerce. Algunos sistemas cuentan con un display o pantalla LCD en el que se puede regular la asistencia en varios niveles (entre tres y cinco son los más habituales) Este sistema es muy simple, libre de problemas, y facilita un mayor control sobre la asistencia.

 

(c) Acelerador independiente 

Algunos fabricantes ofrecen la posibilidad de suministrar la bicicleta con acelerador independiente del pedaleo (como una moto), para su uso fuera de vías públicas. Esta es una decisión del usuario. El tener un acelerador es una buena solución, ya que facilita las salidas de un cruce, semáforo o subida, y proporciona más control. Esperemos que las futuras legislaciones permitan usar esta modalidad por vías públicas, ya que no aumenta el riesgo en absoluto, y proporciona una mejor experiencia de uso.

 


 
 
Volver
 
 

Los comentarios están cerrados.